Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Guia Profesional.

Banner
Banner



Nuestro FacebooK

Banner

Por Juan Antonio Montes Varas Director Acción Familia

Leyó Ud. a sus hijos chicos, en los últimos meses, un cuento, una historia o una poesía?

Le hacemos esta pregunta pues la Agencia de la Calidad de la Educación dio a conocer el pasado jueves 20, los resultados de la prueba Simce aplicada a 2° básico, que midió la comprensión lectora de 218 mil estudiantes de todo el País.

El resultado fue que, de los diez primeros establecimientos con mejores resultados, 6 eran de colegios rurales y 4 urbanos, todos ellos subvencionados o municipalizados.

La Escuela Básica Particular Trupán (subvencionada), de Conchalí, fue la que lideró el ranking con 320 puntos de comprensión de lectura, seguida de la Escuela Básica Minas De Leuque de Treguaco (municipalizada), con 318 puntos. En tercer lugar se ubicó la Escuela Huemul de Teno (municipalizada), que logró 311 puntos.

En el colegio Trupán de Conchalí, que obtuvo el primer lugar, todos los meses los niños se llevan un libro para la casa y ahí lo leen con sus padres. De acuerdo con el Director de la Agencia de Calidad de Educación, Sebastián Izquierdo, esta actitud de los papás es lo que hace la diferencia con los otros colegios.

Tales resultados no sorprenden, una vez que la educación es fruto principalmente de la familia, y secundariamente de los colegios y aún menos del Estado. Sin embargo, ellos indican que en colegios rurales de enseñanza subvencionada se pueden alcanzar resultados más altos que en otros llamados de “excelencia”.

De los 7 otros colegios que siguen a los ya indicados, uno es de Quielén, otro de San Javier, otro de Cholchol y uno de Requínoa. De los colegios de “excelencia” de Santiago sólo aparece en 7° lugar del ranking el Colegio Villa María de las Condes.

De este modo queda de manifiesto que la desigualdad entre los niveles de colegios, en la cual tanto se insiste, no constituye la causa principal de la diferencia de los resultados académicos, sino que ésta se debe primordialmente al acompañamiento que los papás den a sus hijos durante los años de colegio.

Como consecuencia de estos resultados, el Ministerio de Educación está empeñado en difundir 500 mil libros llamados "Apoya a tu hijo en su camino a leer". El texto explica a los padres cómo hacer más fácil la lectura a los niños. Además, se van proponiendo cuentos o historias adecuadas para que los pequeños lean en 1°, 4° y 7° básico.

Tales iniciativas son comprensibles, pues en ellas el Estado cumple con su rol de facilitar a los padres cumplir con su papel de principales educadores y no se entromete en otros aspectos de la educación que son exclusivos a Ud., papá o mamá que nos oye.

Sin embargo, no ha sido en todas las ocasiones que el Ministerio ha actuado de esta manera. Hay importantes materias de educación en las cuales el Estado, ya sea a través del Poder Ejecutivo o del Poder Legislativo, se está inmiscuyendo en su papel de educador de sus hijos.

Veamos algunos ejemplos recientes.

El pasado 28 de mayo comenzó a regir el Decreto que aprueba el Reglamento para el ejercicio del derecho a recibir educación, información y orientación en materia de regulación de la fertilidad.

En dicho texto firmado por el Presidente Piñera, se manda que que el facultativo o funcionario que corresponda deberá entregar a menores de 14 años que lo soliciten, los llamados “anticonceptivos de emergencia”. Los padres sólo deberán ser informados con posterioridad.

El Decreto agrega que, sin perjuicio de lo expuesto, toda persona tiene derecho a la confidencialidad y privacidad sobre sus opciones y conductas sexuales, lo que implica excluir a los padres del rol de principales de educadores de sus hijos en esta tan importante y sensible materia como es la de las virtudes morales.

Además, el citado Decreto da derecho a las menores a recibir la “orientación sexual” por parte de los funcionarios del Estado. En virtud de esta “orientación sexual” será un funcionario del Poder Público quien indicará a los niños o adolescentes las acciones y prevenciones que podrán desarrollar en el campo de las conductas sexuales.

Tal medida aplicada por fuerza de la ley aprobada en el Gobierno anterior, además de violar gravemente los derechos suyos como papá o mamá, está en abierta contradicción con las convicciones religiosas de la gran mayoría de los chilenos.

En efecto, el Magisterio Pontificio señala en diversas Encíclicas que tratan del tema del papel de educadores de los padres: «El hijo es naturalmente algo del padre,..; por esto es de derecho natural que el hijo, antes del uso de la razón, esté bajo el cuidado del padre. Sería, por tanto, contrario al derecho natural que el niño antes del uso de razón fuese sustraído al cuidado de los padres o se dispusiera de él de cualquier manera contra la voluntad de los padres. Y como la obligación del cuidado de los hijos pesa sobre los padres hasta que la prole se encuentra en situación de velar por sí misma, perdura también durante el mismo tiempo el inviolable derecho educativo de los padres. »

En consecuencia, hace parte de este derecho el que los papás puedan optar por el colegio que los representa en la forma que ellos quieren educar a sus hijos. Y como no todos los padres quieren educar de igual forma a sus hijos, es necesario que exista una variedad de colegios que atiendan estos deseos. Es lo que se conoce como la libertad de educación.

Curiosamente, al mismo tiempo que el Estado se muestra tan permisivo en relación a la conducta moral de todos los jóvenes de Chile, rompe sus vestiduras contra el consumo de alimentos con contenidos altos en sodio, azúcar o grasas e impone otra ley para impedir que ellos sean comercializados e incluso que exista propaganda en los quioscos de los colegios.

De este modo se les están arrancando dos derechos a los padres. El primero es lo que acabamos de señalar, como formadores morales de sus hijos; el segundo es el derecho y deber de la sustentación física de sus hijos. Es decir, velar por la sana alimentación de ellos.

Estas dos leyes de reciente aprobación y aplicación muestran que el Estado cree que Ud. -papá y mamá que nos oye- “no están haciendo bien la pega”. Y que por lo tanto le corresponde asumir a él,Estado, el papel de los padres, transformándose en un gran “papá” de todos los chilenos menores de edad.

Esta ha sido la tentación de todos los gobiernos totalitarios del siglo XX, en especial del nazismo y el comuno- socialismo, cuyos gobiernos aplicaron precisamente las mismas políticas. Son de todos conocidas las famosas “guarderías infantiles” del régimen soviético, donde los niños eran concientizados en las bondades del “gran papá” Marx.

Tal concientización fue tan efectiva que muchos niños fueron inducidos a denunciar a sus propios padres como no siendo debidamente obedientes a este “gran papá”.

Los fracasos de ambos regímenes totalitarios son de todos conocidos como para no detenernos en ellos. Sin embargo, a pesar de sus evidentes fracasos, la tentación estatista que desconfía del papel de los padres como educadores de sus hijos, continúa con plena vigencia en nuestros días.

La Escuela Básica Particular Trupán de Conchalí, la Escuela Básica Minas De Leuque de Treguaco y la Escuela Huemul de Teno dieron al País una alta lección. Sus altos rendimientos no fueron el fruto de grandes medios económicos, sino de la preocupación de los papás.

Ojalá que todo el País y en especial los padres de familia saquen las lecciones que estos resultados indican.

La lección de la Escuela Básica Trupán de Conchalí

Corretajes

Banner

Próximas Actividades

El tiempo

Foto Destacada

Foto Denuncia